Actividades Noticias

Espionaje, otra amenaza contra el libre ejercicio del periodismo

El pasado 25 de agosto una publicación del diario ABC Color denunció que elementos de la inteligencia militar interceptaron las comunicaciones de una periodista que se encontraba investigando hechos de corrupción en las Fuerzas Armadas. El fiscal Francisco Torres confirmó que existió extracción de datos del teléfono de la periodista y las versiones preliminares indican que incluso hubo complicidad de un empleado de la telefónica Núcleo SA, que también pertenece al director de ABC, Aldo Zuccolillo.

Desde el Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) consideramos que esto constituye un hecho sumamente grave, un atentado contra la libertad de expresión y contra las garantías del libre ejercicio del periodismo consagradas en la Constitución Nacional. Asimismo, vulnera garantías constitucionales de todos los ciudadanos como la inviolabilidad de las comunicaciones y el derecho a la intimidad.

La situación reviste mayor gravedad aún si se considera que estas intercepciones no solo se realizaron de manera ilegal, sino con la intención de identificar a las fuentes militares que facilitaron la información sobre las presuntas irregularidades a la periodista. Es decir, en lugar de que las autoridades hayan tomado medidas con el fin de salvaguardar el buen uso de los recursos públicos, utilizaron a los órganos de inteligencia para tomar represalias contra los “traidores” que filtraron la información a la prensa.

Ante esta situación, la organización de derechos en la red TEDIC denunció que “el Estado tiene en sus manos capacidades de vigilancia sin proveer garantías suficientes contra posibles abusos de poder. Manifestamos nuestra preocupación en particular sobre algunas normativas, proyectos de ley y actividades de algunas instituciones de seguridad que revelan que el Estado paraguayo vulnera la privacidad de la ciudadanía de forma ilegal”.

Una investigación de la organización revela que el Estado paraguayo ha adquirido en los últimos años al menos tres tipos de tecnologías de espionaje. Uno de ellos es FinFisher, un software que infecta ordenadores y permite tener pleno acceso a todos los datos del equipo afectado. El otro es el Galileo – Remote Control System (RCS), un sistema para encender equipos de manera remota y grabar llamadas, activar cámaras y micrófonos, extraer contraseñas y leer correos electrónicos. También se han adquirido equipos de escuchas telefónicas que han “desaparecido” y no se sabe en poder de quiénes se encuentra.

Cabe recordar que durante el último Examen Periódico Universal (EPU) ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el Estado paraguayo se comprometió a asegurar que las operaciones de los organismos de inteligencia sean supervisadas por mecanismos independientes de control para garantizar la transparencia y la rendición de cuentas. En este sentido el gobierno paraguayo aseguró que las actividades de vigilancia se rigen por disposiciones nacionales e internacionales que garantizan el respeto de los derechos de los ciudadanos y sus libertades fundamentales.

Imagen: asistemas.com

Deje un comentario

Desarrollado por Caracú